Nunca tienen la razón no saben qué quieren ni aunque los golpearan en cara.